6.12.06

Revolucion Americana

La revolución americana fue la primera insurrección colonial contra una metrópoli, en la que los colonos, animados por las ideas ilustradas que venían de Europa, decidieron enfrentarse a Inglaterra en defensa de sus derechos e intereses.

Las trece colonias inglesas en Norteamérica se dividían en dos bloques según el estilo de vida que llevaban: las colonias del norte, dedicadas a la industria y las finanzas, eran el equivalente americano de la burguesía y tenían como ciudad más importante Boston, mientras que en las colonias del sur, los latifundistas llevaban un modo de vida semiaristocrático. No olvidemos, no obstante, que la inmensa mayoría de la población colonial provenía de la marginación inglesa (sectas protestantes, fugitivos, mendigos...). Los colonos deseaban igualar las tasas e impuestos fiscales, especialmente sobre el té, a las del resto de ingleses; además de contar con representación en el Parlamento londinense.

George Washington

En 1774 se produce ya el primer indicio revolucionario, cuando unos colonos, disfrazados de indios, tiran al mar un cargamento de té propiedad de la Compañía de las Indias, como medida de protesta por las elevadas tasas fiscales. Es un acto simbólico iniciador de una serie de protestas, que culminan con la convocatoria el 4 de julio de 1776 de un Congreso en Filadelfia, donde los representantes de las trece colonias reunidos redactan la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América, con un preámbulo de Thomas Jefferson. A este Congreso asisten, entre otros representantes coloniales, Thomas Jefferson, George Washington y Benjamin Franklin. La declaración reconoce el derecho a la libertad y a la felicidad, y el deber de los gobernantes de respetar los derechos inalienables de los ciudadanos.

La guerra se desarrolla desde 1776 hasta 1783, y en ella los colonos reciben la ayuda francesa y española, en contra del enemigo común, y sin que haya Pacto de familia de por medio. Las batallas más importantes son las de Saratoga y Yorktown, tras la cual, derrotados los ingleses por las tropas de Washington, se firma la Paz de París, por la que Inglaterra reconoce la independencia de los Estados Unidos y devuelve Menorca a España.

Thomas Jefferson

El nuevo Estado redacta en 1787 la primera Constitución escrita de la historia. En ella se crean los Estados Unidos de América como república federal democrática con soberanía nacional, separación de poderes, amplios poderes para el presidente y derechos individuales (prensa, expresión, credo, propiedad privada...).
Los Estados tenían competencia en seguridad, educación y justicia, mientras que el Gobierno Central se encargaba de los asuntos exteriores, la defensa y la economía.

1 Comentarios:

@ 23.5.07, Anonymous Anónimo dijo...

"Los colonos deseaban igualar las tasas e impuestos fiscales, especialmente sobre el té, a las del resto de ingleses"

No sé como es posible esto cuando los impuestos en las colonias americanas nunca alcanzaron ni de lejos el nivel de Inglaterra. De hecho, y para evitar el definitivo estallido de la guerra, el rey Jorge eliminó todos los impuestos a excepción de uno; el del té, precisamente. Evidentemente no necesitaba tal tasa, más simbólica que real y que apenas suponía ingresos para la Corona, lo que buscaba era mandar un claro mensaje: "mantengo este impuesto porque soy el Rey y tengo derecho a mantenerlo". Y tenía razón.

Pero daba igual, los más radicales entre los colonos estaban determinados a llevar a término la idea secesionista. Nunca aceptarían ese impuesto ni ningún otro porque sencillamente querían la secesión. La hipocresía del tercio radical fue absoluta (otro grupo era el lealista -llamados "tories"- y un tercero transaccionista). Veamos un ejemplo.

Una de las quejas típicas era que la presencia de tropas acantonadas contravenía las no escritas constituciones inglesas. Sin embargo cuando apenas treinta años antes eran esas tropas las que guardaban las fronteras contra franceses e indios aliados con éstos, previamente a la guerra de los siete años, no sólo no tenían ningún problema con su presencia sino que reclamaban que las milicias locales fueran sustituidas por más regulares enviados desde Gran Bretaña para que ellos pudieran seguir con su vida.

No suele contarse que hubo tantas unidades reclutadas entre los lealistas americanos como tropas enviadas desde las islas. Tampoco suele recordarse a Benjamin Franklin, cuando explicaba una vez terminada la guerra, con indisimulado orgullo, que tan sólo un 20% de la población los apoyaba cuando todo empezó (el orgullo residía en haber conseguido la independencia a pesar de ello).

Los revolucionarios americanos fueron unos simples y llanos traidores. Pero ya se sabe: cuando un traidor tiene éxito se le llama patriota. Como a Bolívar. Sin embargo todavía hoy se vende la especie de que la Guerra De Secesión del Sur fue una guerra luchada en base al problema de la esclavitud, cuando es bien conocido que, si bien era una cuestión importante, nunca fue el motivo de una guerra que por otro lado estuvo a punto de estallar treinta años antes sin que la abolición de la esclavitud tuviera nada que ver. La razón del deseo secesionista del Sur era doble: el reforzamiento cada vez mayor de un poder federal en el que dentro de poco estarían en minoría, unido al hecho de que dicho gobierno federal practicaba desde hacía décadas un latrocinio indisimulado del Sur en beneficio de la costa este: aproximadamente el 70% de los ingresos federales provenían de las tasas sobre el comercio agricola del Sur, mientras que sólo un 20-25% se reinvertía en estos estados.

El problema es claro: ¿si ellos habían tenido derecho a secesionarse del Imperio Británico, por qué los sureños no tenían el mismo derecho? Esa cuestión se obvia estableciendo la esclavitud como causa de la guerra. Si la guerra se luchó "para acabar con la esclavitud" entonces el Norte "tenía derecho" a "mantener unido el país" dado que era para "emancipar a los negros".

La verdad es mucho más simple: o nunca tuvieron derecho a secesionarse de Gran Bretaña, o si lo tenían (es decir, si una pequeña élite tenía derecho a "emancipar" por las bravas su territorio) entonces el Sur también lo tenía en la década de 1860. Si éstos no tenían derecho a hacerlo, entonces los revolucionarios americanos nunca lo tuvieron.

Y eso es exactamente lo que pasa.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Inicio